estás leyendo...
Experiencia academica, Guias, Other topics, Papers recientes

Cómo leer un artículo científico: Guía práctica para leer literatura científica

Título: Astronomy Paper Seminar Participation Guide & Reading Walkthrough
Autores: Kevin Cooke,. et al. 
Istitución del primer autor: Department of Physics & Astronomy, University of Kansas, Lawrence, KS 66045, USA 
arXiv: arXiv:2006.12566 [astro-ph.IM]

En “Como una novela” Daniel Pennac bosqueja un decálogo sobre los derechos del lector; (i) el derecho a no leer, (ii) a saltarnos páginas, (iii) a no terminar un libro, (iv) a releer, (v) a leer cualquier cosa, (vi) al bovarismo, (vii) a leer en cualquier sitio, (viii) a hojear, (ix) a leer en voz alta y (x) a callarnos. En mi opinión (casi) todos aplican también a la hora de leer un artículo científico. 

Una de las actividades que más se realiza durante la carrera académica, quizá de manera más intensa al comienzo, es la de leer artículos científicos. Una tarea lejos de ser trivial y fuente de ansiedad durante el comienzo de la carrera. Como lo mencioné en otro astrobito, el número de artículos científicos que aparecen cada día es abrumador y crece constantemente.  Por eso leer de manera eficiente es fundamental para mantenerse a flote. 

El equipo liderado por Kevin Cooke escribió recientemente una guía en la cual se presentan varios consejos/sugerencias para realizar esta tarea de manera más estructurada y eficiente. A pesar de que la guía está escrita principalmente para los artículos de Astronomía, la gran mayoría de consejos aplica para cualquier área y escenario. A continuación mencionaré algunas partes claves sobre la guía:

¿Cómo empezar? Antes de empezar a leer artículos una buena práctica consiste en buscar resúmenes como los presentados en AAS Nova o, ¿adivina? ¡Astrobitos! Muchos de estos artículos proporcionan una exposición cuidadosamente elaborada para presentar los detalles de una investigación sin necesidad de entrar en los tecnicismos o metodología. Escoger dónde leer estos resúmenes es fundamental, porque en la web abundan malos ejemplos y también se abrevian detalles que podrían ser importantes o que al ser omitidos cambian completamente el sentido. 

¿Dónde  buscar los artículos? Cada campo tiene sus propios centros o bases de datos en línea, donde se recolectan documentos para referencia y posteridad. En la astronomía las principales son: SAO/NASA Astrophysics Data System (ADS) y el arXiv. A manera de sugerencia se recomienda leer la sección de comentarios debajo del resumen del artículo para ver si el documento está “Aceptado”, lo cual indicará si el documento completó una revisión por pares, lo cual asegurará, en principio, un poco más su calidad. 

¿Cuál es su estructura? Antes del texto principal del documento hay un breve párrafo de resumen, la versión destilada del documento que proporciona información sobre aspectos importantes como sus objetivos y hallazgos. En general, un artículo comienza con una introducción, la cual ofrece una visión general y los antecedentes de la pregunta científica que se aborda. Luego el documento suele incluir una selección de muestra o sección de datos,  la cual incluye los detalles — los cuales pueden resultar muy técnicos y difíciles de leer — por ejemplo, cómo se tomaron los datos, cómo se realizó la simulación o cálculo del estudio. La sección de análisis y resultados viene a continuación, con una discusión comúnmente combinada sobre qué pruebas realizaron, correlaciones o propiedades implementadas por los autores y autoras. La interpretación de los resultados y cómo se ajustan a la pregunta científica del artículo se discute extensamente en una sección de discusión. Finalmente, el documento resumirá todos los puntos importantes utilizando una sección de conclusiones.

¿Cómo leerlos? Quizá la forma más sensata y conservadora consiste en seguir la estructura misma del artículo, la cual se ha estandarizado para garantizar que se pueda identificar dónde se encuentra la información relevante. Sin embargo, no hay que seguirla como tal y los derechos de Pennac nos lo permiten (sin pérdida esencial de moralidad [sic]). Podemos, por ejemplo, saltarnos partes, no terminarlo, releerlo u hojearlo. Sin embargo, los autores y autoras de la guía, recomiendan leer pensando en resolver (con el menor número de detalles) las siguientes preguntas: ¿Cómo abordan este tema? y ¿qué encontraron o no encontraron en la investigación? Recomiendan además, antes de pasar a cualquier sección de métodos o resultados, sentirse cómod@ diciendo: “Este documento está investigando [este problema específico] con [estos objetos]”. La última parte de esa sección aplica bastante bien al campo de la astronomía, es decir qué objeto astronómico se estudió.

La mayoría de lectores, en algunas ocasiones, priorizarán ojear las cifras, figuras y las leyendas antes de entrar en los detalles del texto. Como no hay una “manera correcta”, la guía presentada por el equipo de Cooke nos lleva por un camino conservador a través de la lógica de lo que absolutamente se necesita para entender un documento científico.

Si bien es fácil perderse en conceptos abstractos, siempre se podrá encontrar una forma de ver, de manera general, el problema de ciencia que se discute. Finalmente y para tener presente siempre: “sea amable con usted a medida que crece como científic@ para aprender el nuevo idioma de la ciencia”. Cada uno puede crear su propio decálogo, desarrollar su propio estilo de lectura y sistema de priorización del conocimiento. ¡Buena suerte y buenas lecturas! 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *