estás leyendo...
Papers recientes, Posts cruzados

Luz de noche: las consecuencias de un mundo sin oscuridad

¿Sabías que existen sitios hermanos de astrobitos y astrobites que te traen noticias de otros campos? Pues hoy te presentamos uno de los artículos de envirobites, en español, sobre el impacto de la contaminación lumínica en la naturaleza. La “luz de noche” no sólo nos impide ver las estrellas, sino que también tiene consecuencias para la vida en nuestro planeta. Puedes encontrar links a otros sitios “bitos” en nuestra página principal.

Escarabajos observadores de estrellas

Hace algunos años, investigadores de la Universidad de Lund en Suecia estaban estudiando el mecanismo responsable de darle a los escarabajos peloteros una orientación envidiable durante su vida nocturna1.  Sorprendentemente, estos escarabajos logran moverse en línea recta con gran precisión cuando tratan de escaparse de las multitudes que rondan pilas de estiércol, su fuente habitual de alimento. Para comprender el origen de este fenómeno, los investigadores diseñaron una serie de experimentos muy ingeniosos. Por ejemplo, construyeron una arena de escarabajos dentro de un planetario y manipularon los mapas estelares para crear sus propios patrones en el cielo.  Así descubrieron que los escarabajos estaban usando estos patrones celestes para encontrar su camino -este fenómeno era conocido en el caso de los pájaros, pero nunca se había observado en insectos-. Pero lo más interesante era que la principal guía de los insectos parecía ser la Vía Láctea.
Si te encuentras en el centro de una ciudad populosa, mirando el cielo por la noche, lo más probable es que tengas problemas en discernir la banda densamente poblada de estrellas que es nuestra Galaxia. Aquéllos de nosotros que vivimos en zonas urbanas podemos quizás ver algunas de las estrellas más brillantes en noches claras, pero la mayoría del cielo se halla oscurecido por un brillo difuso proveniente de la iluminación artificial de nuestra ciudad. Aunque no hay aún ningún estudio que indique que esto es un problema para los escarabajos peloteros, día a día nos damos cuenta del impacto negativo que la desaparición de la oscuridad puede causar en la vida de muchos organismos.

Figura 1. Las luces terrestres por la noche. Crédito: Data courtesy Marc Imhoff of NASA GSFC and Christopher Elvidge of NOAA NGDC. Image by Craig Mayhew and Robert Simmon, NASA GSFC.

Para mejor o peor, la luz te guía

Los escarabajos de nuestra historia son sólo un ejemplo -uno particularmente inspirador- en el que la luz natural juega un papel importante en la vida diaria de un organismo. De hecho, la vida sobre la Tierra está regulada estrictamente por una combinación de ciclos diarios, anuales y hasta a veces lunares2. Uno de los roles más importantes de la luz es asegurarse de que cada evento biológico ocurra a su debido tiempo. En el día a día, la luz controla la activación de enzimas específicas en animales y plantas, la apertura y el cierre de las flores, el canto de los pájaros y también les dice a los animales cuando es la hora de irse a dormir. A través de las estaciones, el cambio de los patrones lumínicos permite darle a conocer a un organismo cuándo es hora de migrar, reproducirse o hibernar. La luz artificial confunde a los organismos de maneras múltiples, y las consecuencias varían en severidad. 

Figura 2. La constelación de Orión vista desde una ubicación oscura (izquierda) y desde una ciudad de tamaño intermedio en Utah, Estados Unidos (derecha). En el panel derecho, el brillo de la ciudad nos impide ver las estrellas. Crédito:  jpstanley, Flickr, CC BY 2.0 

A gran escala, fuentes de luz nocturnas contribuyen al brillo difuso que observamos en el cielo (mencionado más arriba), lo cual puede ocultar a las estrellas que los animales usan para guiarse. También hay consecuencias a menor escala, en las que ecosistemas completos pueden verse afectados por la disrupción de los tiempos biológicos. Existen ejemplos de animales normalmente activos durante el día que han extendidos sus horas de búsqueda de alimentos debido a la presencia de luz artificial en una determinada área. Como consecuencia, de pronto deben enfrentarse cara a cara con animales de hábitos nocturnos. Éstos tienen entonces que competir con los recién llegados por comida, y deben hacerlo en condiciones de mayor iluminación comparadas con lo usual.  De manera similar, la luz artificial puede permitir a los predadores diurnos ubicar sus presas con mayor facilidad aún de noche. Esto puede desbalancear la relación predador-presa tan importante en mantener el equilibrio de un ecosistema. Cambios en el comienzo del canto de los pájaros, y en su éxito reproductivo como consecuencia, son otro fenómeno importante y bien documentado que se asocia a la iluminación artificial durante la noche3.

Campeones de la noche

La contaminación lumínica ha recibido más atención en años recientes. Han surgido varios programas colaborativos para atacar el problema y construir una base sólida de conocimiento. La asociación internacional del cielo oscuro (International Dark-Sky Association) es la mayor autoridad global en contaminación lumínica, con la misión de “proteger los cielos nocturnos para la generación actual y las futuras”.  Esta asociación trabaja con el público, los diseñadores urbanos, legisladores y la industria lumínica para asegurarse de que todo régimen de iluminación sea “inteligente” no sólo para los humanos, sino también para la naturaleza que nos rodea. La red de pérdida de la noche (The Loss of the Night Network) es una red de investigación europea interdisciplinaria que busca incrementar nuestro entendimiento de las causas por las cuales las noches están cada vez más iluminadas, y de las consecuencias que esto conlleva para nuestra sociedad y los ecosistemas. Con los resultados de su investigación, buscan garantizar el desarrollo de nuevos conceptos de iluminación que tengan el menor impacto negativo posible.

Figura 3. Una polilla es atraída a una luz en la puerta de una casa – uno de los ejemplos clásicos de un animal confundido por la luz artificial. Crédito: Fir0002 at the English language Wikipedia, CC BY-SA 3.0

 

Estamos empezando a comprender todos los efectos de pequeña escala que la luz artificial tiene sobre la fisiología de una amplia variedad de organismos, pero los baches en nuestro conocimiento son significativos. Por ejemplo, lo que sabemos acerca del brillo nocturno del cielo es aún poco, a pesar de que este fenómeno es reconocido en miles de ciudades en todo el planeta, y de sus potenciales consecuencias para la vida animal en los ambientes cercanos a esas ciudades. Sabemos sorprendentemente poco acerca del impacto de la luz artificial en el sueño. Dada la importancia del sueño en la salud y recuperación de la mayoría de los animales, ésta es un área de  investigación que sin duda recibirá más atención en los años venideros.  Entre tanto, tenemos a la asociación internacional del cielo oscuro y la red de pérdida de la noche4 y muchos otros campeones de la noche que están trabajando duro para recuperar un poco de oscuridad para nuestro planeta. 

Referencias

1) Dacke, M, et al. 2013. Dung beetles use the Milky Way for orientation. Current Biology 23: 298-300.
2) Gaston, KJ, et al. 2017. Impacts of artificial night at light on biological timings. Annual Review of Ecology, Evolution and Systematics 48: 49-68.
3) Kempenaers, B, et al. 2010. Artificial night lighting affects dawn song, extra-pair siring success, and lay date in songbirds. Current Biology 20:1735-1739.
4) Light at night done right – A user guide for outdoor illumination respecting the environment, our health and taxpayers’ money. Statement of the EU COST Action ES1204 LoNNe (Loss of the Night Network). Link.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *